COMPARA TU ITINERARIO

Italia a tu medida

¡Descubre nuestros itinerarios a la medida en nuestras otras principales metas italianas! Organiza tus vacaciones según tus necesidades: hemos estudiado una serie de rutas, consejos y propuestas para aprovechar al máximo tu tiempo, evitar desagradables sorpresas y conocer lo mejor de la parte más bella de Italia. Cada destino tiene secretos que descubrir – déjate guiar por nuestra experiencia para optimizar tu visita. Entra en las sección dedicada a cada ciudad, compara tu programa y elige las opciones que más te gustan: ¡tus vacaciones serán más ricas y completas!

DÍA 1 – ROMA IMPERIAL

Roma tiene más de 2500 años de historia. Para descubrir su fascinación y belleza, vale la pena iniciar desde los restos de la antigua Roma que se encuentran en varias áreas de la ciudad, y con el fulcro del Coliseo y el Foro Romano, el sitio arqueológico más visitado de la Capital (¡reserva tus entradas para evitar la larga fila!). El centro de Roma es uno de los más grandes de Europea, y pasar de un área a la otra puede ser duro: es fundamental tener bien claras las metas, por lo que te aconsejamos un itinerario ideal. No olvides traer contigo un mapa y localizar las estaciones del metro o las líneas de autobús. Puedes comprar el boleto BOG (válido 24 horas después del primo uso, en todo el transporte público) o BTI (válido 3 días). Los taxis son seguros pero no son baratos. Prueba el City Sightseeing: 2 líneas de autobús que de 9 am a 6 pm tocan los monumentos más importantes, permitiéndote subir y bajar todo el día del autobús panorámico con el segundo piso descubierto.

Otro modo divertido de pasear por Roma, desde un punto de vista diferente, es el Bus ‘n Boat - un boleto que combina dos de los medios de transporte más comodos para explorar Roma - barco y autobús. Podrás desplazarte libremente por la ciudad, mientras disfrutas el interesante comentario, y ahorrarás. Navegarás por el Río Tíber observado Roma desde el agua y podrás admirar todos los monumentos desde el autobús de dos pisos. Los boletos de ambos duran 48 horas a partir delprimo uso, y te permiten subir y bajar todas las veces que quieras., et vous permettent de monter et descendre à votre guise.

La imagen más conocida de la ciudad es el Coliseo (Anfiteatro Flavio), la prueba más majestuosa de la antigua Roma. Es aquí que inicia nuestro itinerario. Llegar es facilísimo: el metro tiene una parada dedicada a solo 50 metros de la entrada. Fue construido para exaltar la potencia de Roma y placar el gusto del pueblo por los espectáculos, normalmente violentos, como las luchas entre gladiadores y animales salvajes, ¡y hasta batallas navales! Podía acoger hasta 50000 personas y los juegos inaugurales duraron 3 meses, involucrando 2000 gladiadores y 9000 animales. Con la caída del imperio, cayó en ruina, transformándose en fuerte defensivo. No se puede decir que uno visitó Roma sin admirarlo, y vista la fila perenne a la entrada, recomendamos reservar los boletos, que permiten la entrada a todo el complejo del Foro, ubicado al lado del Coliseo, en el arco de dos días. Aún más interesante la Visita al tercer nivel y los subterráneos, para admirar una magnífica vista de los restos de la antigua Roma y comprender el funcionamiento del Anfiteatro, verdadera joya de ingeniería.

Al lado del Coliseo, es típico tomar una foto al Arco di Constantino: cuidado con los gladiadores disfrazados que se ofrecen para las fotos, ¡te pedirán una propina! Dirígete al interior del Foro, centro comercial, político, judicial y religioso de la ciudad imperial. El área contenía importantes basílicas con funciones políticas y de negocios, templos religiosos y monumentos que celebraban las victorias en guerra. El boleto del Coliseo te permite visitar ambos sitios, incluyendo el Museo Palatino, en la cima de la homónima colina junto al Coliseo, con obras de las Domus Imperiales. Si amas la historia, el tour guiado privado de Roma Imperial es para ti: descubre los detalles de los restos más importantes.

Si antes de entrar al Foro quieres comer algo rápido, los puestos proponen pizzas y sándwiches, el más típico es con porchetta. Si prefieres una trattoria, a 00 metros del Coliseo en dirección opuesta al Foro encuentras Il Bocconcino (Via Ostilla 23): platillos tradicionales como los bucatini all'amatriciana o los tonarelli cacio e pepe, con servicio rápido y precios honestos.

El itinerario prosigue en Via San Gregorio: después de 5 minutos a pie llegarás al Circo Massimo. Escenario del tristemente famoso Rapto de las Sabinas, era un lugar de intercambios comerciales y carreras de caballos con "bighe". Camina por el lado izquierdo hacia el río Tiber: llegarás a la iglesia de Santa María in Cosmedin, donde se encuentra la Boca de la Verdad, una máscara de mármol famosa por la película Vacaciones en Roma. Una foto con la mano "dentro a boca" es típica, ¡pero pocos saben que era originalmente una alcantarilla!

Si no estás cansado, regresa al otro lado del Circo Máximo: a la izquierda encontrarás las Termas de Caracalla, una de termas romanas mejor conservadas, con el mitreo más grande jamás encontrado. Capaces de contener 1500 personas, eran famosas por el lujo de sus decoraciones. La invasión de los bárbaros godos ocasionó su declino y muchas obras acabaron en Nápoles, en la colección Farnese, y en los Museos Vaticanos. El tour Roma Clásica te ayudará a descubrir sus maravillas, junto a la Villa y el Circo de Majencio, y la espectacular Tumba de Cecilia Metella.

Para regresar al hotel puede tomar el metro Circo Massimo, pero le recomendamos terminar el día en esta zona por el folclor de Trastevere. Después de la Isla Tiberina, entra en la parte más popular de Roma, centro de la vida nocturna gracias a decenas de trattorie, pubs y heladerías. No es fácil recomendar un solo lugar. es muy conocida la Parolaccia (que significa grosería) donde los camareros utilizan un lenguaje maleducado a propósito, o la Trattoria Trilussa (Via del Politeama), frecuentada por campeones deportivos y actores. Prueba los spaghetti alla gricia, amatriciana o carbonara, la coda alla vaccinara y las alcachofas a la romana, con vino de los Castillos Romanos.

Si deseas vivir la magia de Roma de noche, con el espectáculo de los monumentos iluminados como la Fuente de Trevi, déjate seducir por el tour Tour de Roma Iluminada: la ciudad será aún más sugestiva, y podrás revivir el mito de la Roma de la película la Dolce Vita.

DÍA 2 – EL BARROCO

Roma vivió un periodo de decadencia durante el medievo, invadida por los bárbaros. A partir del siglo XVI, renació impulsada por el Vaticano, que renovó el centro regalándole la espléndida huella Barroca que llegó a nuestros días.

Para descubrir mejor la Roma Barroca, te proponemos un sugestivo recorrido que inicia en la Galería Borghese, el museo que contiene la mayor cantidad de obras maestras del periodo en la ciudad. Se encuentra al noreste del pulmón verde de Villa Borghese, y se puede llegar a la Galería no con el metro (Spagna es la parada más cercana, bastante lejos), sino con el autobús - línea 52, 53 y 63, entre otros - o los que atraviesan Villa Borghese (88, 95, 490, 495). Ubicada en una espléndida residencia del siglo XVII, la Galería Borghese expone cientos de obras de valor inestimable, entre las que se encuentran las de Rafael, Rubens y Tiziano, y es única al mundo por el número y la importancia de las esculturas de Bernini y pinturas de Caravaggio. ¡Reserva la entrada al museo y descubrirás una maravilla! Para profundiizar la visita al gran museo y a toda el área verde, te recomendamos la Visita Guiada. Saliendo del museo, para una pausa con una deliciosa pizza, a solo 300 metros detrás de la Galería se encuentra la pizzería Gaudí (Via R. Giovannelli 8). Sino, la mejor opción es llegar al centro barroco de Roma con un paseo por el parco, fresco en verano y lleno de estatuas y lagos, con el hermoso Jardín del Lago con Templo de Esculapio.

Renta una bici en los kioscos, o toma el autobús eléctrico 116: en pocos minutos llegarás a la espectacular terraza del Pincio que se asoma a Piazza del Popolo. La Roma Barroca se extiende bajo tus ojos. El área de visita es grande y con muchas obras maestras, a veces no tan evidentes. El mejor modo para descubrirlos es la Visita guiada privada de los Distritos Barrocos donde un experto de arte y arquitectura te revelará los secretos y la belleza del área más animada de la capital.

Si prefieres pasear por tu cuenta, tienes dos opciones: puedes bajar directamente a Piazza del Popolo, admirando los grandes espacios y las iglesias gemelas de Santa Maria in Montesano y Santa Maria dei Miracoli, y de ahíi tomar Via del Babuino; o caminar por Viale dela Trinitá dei Monti, admirando bellas vistas de Roma desde lo alto, y luego bajar por la maravillosa escalera de Trinitá dei Monti hasta Piazza di Spagna, adornada en primavera con espléndidas composiciones florales (a la derecha, puedes visitar la Keats-Shelley House).

Después de haber admirado la fuente de la Barcaccia, toma Via dei Condotti - la calle más prestigiosa para ir de shopping de lujo. Da vuelta a la derecha en Via del Corso: después de 500 metros llegarás a Piazza del Popolo.

Si aún no has comido, prueba la deliciosa cocina popular, como en la Taverna del Corso (Via del Corso 515): ambiente familiar, decoración típica y platillos de la tradición como la fritura de carne y alcachofas y la pasta a la amatriciana. La mejor manera para probar las delicias de Roma es la Degustación de Vino y Quesos en una histórica y centralísima vinoteca. prueba quesos de la región, embutidos de alta calidad y una amplia variedad de platillos hechos en caso, con vino de la región Lazio y la explicación de las reglas para un cateo correcto.

Después de comer, toma Via del Corzo en la dirección opuesta. En las calles laterales se encuentran muchas perlas arquitectónicas que descubrir y fotografiar. Llegando a Piazza Colonna, haz una rápida desviación a la izquierda en Via dei Sabini: ¡a 300 metros se encuentra la espléndida Fuente de Trevi, joya imperdible del barroco romano! Regresa a Piazza Colonna, donde encuentras Montecitorio (sede del Parlamento) y continúa en Via in Aquiro hasta el magnífico Pantheon. Vale la pena una visita (descubre su historia con la audioguía): es un antiguo templo de la época de Augusto, cuya cúpula - la segunda más grande del mundo después de la de la Catedral de Florencia, realizada por Brunelleschi - tiene un óculo para dar luz a la estructura (cuenta la leyenda que no entra la lluvia, pero es falso). Contiene las tumbas de personajes como Rafael y el rey de Italia Vittorio Emanuele II. Un poco más adelante, regresando hacia Via del Corso, visita la espléndida Iglesia del Gesú pasando por la homónima calle. Si prefieres "perderte" entre tiendas, continúa por poco más de 1 km hasta Piazza Venezia, dominada por el Vittoriano, imponente monumento de mármol construido a finales del siglo XIX.

Sino, prosigue el descubrimiento del Barroco, saliendo desde el Pantheon, hacia la derecha (mirando de frente el Templo) por 300 metros, hasta Piazza Navona, orgullo del barroco romano gracias a maestros como Bernini y su famosa fuente. Si amas la música, no puedes perder una experiencia como el tour Música y Arte en la Roma de Bernini: un encuentro de música, arte y arquitectura en la iglesia de Sant'Agnese in Agone, justo en Piazza Navona, con música barroca en vivo.

La plaza acoge un mercado local, y está siempre llena de artistas y es muy viva por la noche. Puedes terminar aquí tu día, en una de las mejores trattorie del centro de la ciudad, Cantina e Cucina (Via del Governo Vecchio 87): ambiente íntimo y refinado, pasta y carne de la tradición (saltimbocca) a precios honestos.

DÍA 3 – LA ROMA DE LOS PAPAS

Roma es el centro de la cristiandad gracias al Vaticano, sede del Papa y estado independiente que se encuentra en el centro de la ciudad. La imagen de la Basílica de San Pedro es una de las clásicas postales de Roma, una visita que no puede faltar en tus vacaciones para admirar su belleza y las obras de arte que contiene junto con los Museos Vaticanos.

La Basílica fue construida en el 1506 (durante más de un siglo) por orden del Papa Julio II, sobre la precedente basílica paleocristiana, donde dice la leyenda que se encuentra el sepulcro de San Pedro tras la crucifixión. Resalta la cúpula proyectada por Miguel Ángel y la extraordinaria plaza ideada por Bernini, rodeada por 284 columnas. Lujosamente decorada al interno, la iglesia tiene una superficie de 15160 metros cuadrados. Entre las decenas de obras maestras, destaca en la primera capilla a la derecha la estupenda Piedad de Miguel Ángel, obra juvenil del maestro que sorprende por la armonía y el candor de la superficie. Para conocer mejor el templo más importante de la cristiandad, reserva la Visita a la Basílica de San Pedro, los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina.

Detrás de la Basílica se encuentra la entrada a los Museos Vaticanos, el museo más visitado de Italia (cerrado los domingos, excepto el último del mese), y para el que te recomendamos reservar por la fila que es constante todo el año. Es una de las colecciones de arte más grandes del mundo, con una enorme cantidad de obras maestras acumulada durante los siglos por los Papas.

Fundados por Papa Julio II en el siglo XVI, incluyen una serie de museos y colecciones que van del arte antiguo al arte moderno, pasando por el medieval y renacentista. Hermosísimas las Galerías de los Mapas, las estatuas y la Sala de la Rotonda. El museo es enorme: si no eliges una visita guiada, puedes seguir el recorrido ideal Itinerario Arte y Fe, para no perderte ninguna obra maestra. Te aconsejamos no tardarte demasiado en la visita de las primeras salas, porque al final del recorrido encontrarás dos verdaderas obras maestras: los Apartamentos del Papa con frescos de Rafael y la increíble Capilla Sixtina (donde tiene lugar el conclave y otras ceremonias oficiales del Papa) con el fresco del Juicio Final de Miguel Ángel, una de las obras maestras de la humanidad.

Los museos incluyen un número tan alto de obras que recomendamos una visita guiada para no perderse lo más importante. Muy interesante es también la Visita guiada a los Jardines Vaticanos (con entrada a los Museos Vaticanos), lugar de reposo y meditación de los pontífices, espléndidamente decorado con estatuas y elementos arquitectónicos.

La visita al Vaticano requiere un día casi entero incluyendo los imperdibles Museos. Si te interesa la historia del cristianismo, el complemento ideal para este día es el interesante tour Roma Cristiana, para profundizar en la historia y los recorridos de la fe católica en Roma. En alternativa, desde Piazza San Pietro toma Via della Conciliazione (donde encontrarás una serie infinita de tiendas de recuerdos), llegarás al río Tiber, donde se encuentra el enorme Caste Sant'Angelo. Construido en época romana como mausoleo de Adriano, ha tenido muchos cambios, pasando de fortaleza defensiva de los muros de Aurelio a interesante museo y sede de exposiciones. es muy bella también la vista desde el homónimo puente, decorado con estatuas.

Para concluir el día y tu visita a Roma, ¡no te pierdas la mejor vista desde lo alto de la ciudad! Desde el Vaticano, sube a la colina del Gianicolo. Admirarás (especialmente la noche) un panorama fantástico, quizás después de una excelente cena en trattoria. Entre ellas, recomendamos Carpe Diem: cocina típica y deliciosa carne a las brasas, pero también pizzería y una ambiente casero. Otra opción especialmente romántica es el Crucero con cena en el Río Tiber de abril a octubre) con inicio justo en Ponte Sant'Angelo.