Villa Gregoriana

Panoràmica

Abierto del 1 al 31 de marzo y del 16 de octubre al 30 de noviembre de las 10:00 a las 14:30, domingo y festivos de las 10:00 a las 16:00; del 1 de abril al 15 de octubre de las 10:00 a las 18:30. Cerrado el lunes (excepto lunes de Pascua). La billetería cierra una hora antes.

Las reservaciones deber ser hechas con un mínimo de 1 día laboral.

Ahorre tiempo en su reservación! Agregue a su carrito todos los tickets que desee a la bolsa de compras, complete el módulo de órden y envíe su solicitud.

Antes de hacer su reservación, por favor lea las Condiciones de Compra.

IMPORTANTE:Después de haber completado con éxito una reservación, recibirá due e- mails: la copia de su órden (inmediatamente después de haberlo completado) y la mail de confirmación (un día laboral después). A fin de poder recibir estas dos e-mails, le suplicamos que se asegure de inserir correctamente su dirección de correo electrónico y checar que los filtros anti-spam no bloqueen le mails de nuestra dirección [email protected] Los usuarios de direcciones de correo AOL deben prestar particular atenciòn.

ATENCIÓN: si el horario solicitado está completo, el museo confermará automáticamente el horario más cercano posible de la misma fecha.

Política de cancelación:
Para cancelaciones recibidas una vez asignado el código de confirmación, y para no show, podemos reembolsar el costo de los tickets no utilizados menos el costo del servicio (preventa y reservación online).

Villa Gregoriana

Villa Gregoriana fue realizada en Tivoli por orden del Papa Gregorio XVI, cuando, después de la enésima inundación del río Aniene se decidió arreglar el lecho del río y transformar un lugar encantador pero peligroso en un modelo de integración entre naturaleza y arte. El proyecto contemplaba la perforación del Monte Catillo y la desviación del río para conservar el centro habitado, y la construcción de un extraordinario jardín natural dominado por los templos de la antigua Tibur: un paisaje de gran fascinación atravesado por ricos bosques, entre paredes empinadas, grutas y cascadas. Durante el siglo XIX, la Villa Gregoriana fue una parada de soberanos de todos los reinos, viajeros, poetas y artistas, encantados por la conmovedora belleza del lugar. Muy sugestivas son la Gran cascada, con su turbulenta masa de agua que precipita por más de cien metros, y las grutas naturales de Neputo y de las Sirenas que presentan una extraordinaria sucesión de vorágines y pequeñas cascadas. A finales del siglo XX, la degradación y el estado de progresivo abandono determinaron la necesidad de una intervención que protegiera el parque y su historia. En el 2002 el sitio fue confiado al FAi, que devolvió a Villa Gregoriana al público después de una imponente obra de recuperación del paisaje.

Detalle de precios

Calendario

Leer más

Share this Service